quinta-feira, novembro 29, 2012



Tive mandou e-mail:

“Melhoréi o rascunho:


Me dio un vuelco el corazón,
se me salió el alma por la boca cuando,
al desperezarte cual un guepardo,
me permitiste descubrir el manantial
que nacía en tu ombligo

y comenzaba a salpicar
al borde del elástico.
Nunca antes sentí tal convulsión,
salvo en la tierna infancia,
asistiendo a la cópula voraz
de dos caballitos del diablo.


Nunca jamás,
ni con la bomba de Hiroshima,
ni ante el cadáver sangriento
de un niño palestino.

(caballito del diablo é louva-a-deus)”

Um comentário:

x disse...

Ainda pode melhorar:

Me dio un vuelco el corazón,
se me salió el alma por la boca cuando,
al desperezarte cual un guepardo,
me permitiste descubrir el manantial
que nacía en tu ombligo
y comenzaba a salpicar
al borde del elástico.

Nunca antes sentí tal convulsión,
salvo a mis nueve años,
asistiendo a la cópula voraz
de dos caballitos del diablo.


Nunca jamás,
ni con la bomba de Hiroshima,
ni ante el cadáver sanguinoliento
de un infante palestino.